El peronismo y las fotos

Las últimas semanas fueron de mucho movimiento en el peronismo jujeño, en las cuales los distintos espacios que lo componen intentaron dar señales de fortaleza a partir de la difusión de fotos, que en algunos casos hablan por sí solas. Comencemos el repaso.


La foto que más agitó la política jujeña fue sin duda la que retrató a representantes del sector díscolo del PJ en la Quinta de Olivos y con el mismísimo Alberto Fernández. Para sorpresa de muchos, el presidente recibió a una pequeña comitiva integrada por los hermanos Palmieri y la legisladora Alejandra Cejas, que aprovecharon la ocasión para hacer una descripción profunda de lo que consideran un evidente pacto de convivencia entre el gobernador Gerardo Morales y el presidente del PJ local, Rubén Rivarola.


El encuentro causó incredulidad y mucha bronca en el rivarolismo: sus adversarios internos -expulsados del Bloque del Frente de Todos- habían conseguido sorpresivamente lo que ningún peronista jujeño estaba logrando: una foto con el presidente. Rivarola montó en cólera y ordenó averiguar quién y cómo había organizado el encuentro y, si bien no encontró pruebas, abona a la hipótesis de que una "mano amiga" estuvo detrás del mismo.


Superada la bronca, comenzó el operativo para organizar una visita a Buenos Aires que refleje el poder territorial del que se jacta el rivarolismo. Hacia la Capital viajaron un nutrido grupo de intendentes y comisionados identificados con el sector y encabezados por Rubén Rivarola hijo, mandamás de Palpalá. Hubo llamados a casi todos los Ministerios, pero sólo lograron una reunión con el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, retratada obviamente con una foto. Según cuenta un intendente que participó del encuentro, los jefes comunales tenían la expectativa de que el presidente pudiera participar unos minutos de la reunión, aunque eso no ocurrió.


Paralelamente ,quien quiso aprovechar el torbellino y recuperar un poco de terreno perdido fue el senador nacional Guillermo Snopek, que tenía planeado un encuentro con Fernández para debatir diversos temas, entre ellos el tratamiento de la ley que busca despenalizar el aborto. Por ahora, la reunión no existió, aunque quedan 10 días para la votación y muchos especulan con que el presidente hablará con varios senadores para destrabar el proyecto. Habrá que esperar, por ahora no hay foto.


Por último, tuvieron lugar un par de postales con cierto aire bizarro en las puertas del PJ, donde pequeños grupos de afiliados se acercaron a reprobar la actuación de Rubén Rivarola al frente del Partido. Se trata de sectores identificados con el Dingui Palmieri que aprovecharon la ocasión para generar un poco de barullo y seguir jaqueando la autoridad del diputado provincial. Por supuesto, hubo foto y la consecuente difusión en algunos medios enemistados con Rivarola.


Se trata de las últimas semanas del año y claramente la gran mayoría de la dirigencia peronista jujeña aprovechó para moverse más que nunca. Al margen de la rosca, hay una clara intención de disputar la opinión pública y no regalarle ningún espacio a nadie: el peronómetro no lo tiene nadie y siempre está en discusión. Y para eso, una foto siempre ayuda.



Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square