Alberto y Milagro: el simbolismo y la ineptitud

El presidente Alberto Fernández anunció intempestivamente que suspendía su agenda para viajar a Jujuy a visitar a Milagro Sala, "injustamente detenida, enferma, para acompañarla como lo hice siempre y también para que se muestre esta situación oprobiosa que la Corte sigue sin resolver".


En medio de un momento económico muy complicado, Fernández decidió hacer una nueva visita de carácter simbólico a la Provincia, conmovido por el estado de salud de Sala. Y apuntó sus dardos contra la Corte Suprema de Justicia de la Nación por no tratar el tema, aunque evitó referirse al gobernador Gerardo Morales, con quien mantiene una buena convivencia.


Fernández cosechará una nueva foto con Sala, que seguirá detenida tal y como cuando asumió su mandato el presidente, hace ya casi tres años. La postal no reflejará más que la impotencia de un presidente que llegó al poder pero que no puede, no sabe o no quiere tomar decisiones y siempre está midiendo las repercusiones que puedan tener.


El canciller Santiago Cafiero sí le apuntó al gobernador Morales, a quien le pidió "que deje de hacer política con la prisión de Milagro Sala", aunque se excusó de responder si el Gobierno Nacional podría hacer algo más por Sala, diciendo "que "esas son tecnicalidades y yo soy politólogo , no abogado". Aquí cabe recordar que fue el Gobierno de Fernández, con Cafiero como jefe de Gabinete, quien no trató el proyecto de intervención de la Justicia jujeña, que durmió en el Congreso hasta perder estado parlamentario, aunque ahora esté volviendo a agitarse.


Mientras tanto, los embates de Morales contra la Justicia local están lejos de detenerse. Hace pocas semanas, limpió de un plumazo a tres integrantes del Tribunal Superior de Justicia amenazándolos con juicio político. Según trascendió, esta semana se iban a dar a conocer los nombres de los reemplazantes, aunque probablemente el anuncio se retrase por la coyuntura.


Así las cosas, Jujuy recibe la visita de la máxima autoridad del país, aunque lo más seguro es que no haya mayores consecuencias, más allá de la polémica que se genere en los Medios y las Redes Sociales. Será, probablemente, un movimiento más signado por el simbolismo y la ineptitud.






Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square