No tiene consenso

Contra todos los pronósticos, luego del cierre de listas la tensión en el Partido Justicialista se incrementó de manera exponencial. En un final de locos, que aún no tiene resolución, se anotaron 6 candidaturas para la diputación nacional y sólo una dirigente dice contar con el aval de Buenos Aires: se trata de Carolina Moisés.


Las negociaciones de los días previos al cierre de listas estuvieron llenas de idas y venidas, pero todo explotó luego del último fin de semana, cuando la diputada sanpedreña se autoproclamó ante la prensa como la única candidata oficial de la fórmula Fernández-Fernández.


La duda comenzó entonces a transitar por toda la dirigencia peronista y con el correr de los días todos los rivales de Moisés fueron declarando en su contra, acusándola de hacer lobby para que las restantes listas no contara con el aval para ir con la boleta kirchnerista. El último en hacerlo fue Julio Ferreyra, que habló explícitamente de “igualdad de condiciones para todos los candidatos”


Precisamente Ferreyra es uno de los que, se especula, no obtendrán el aval de Alberto Fernández, dadas las polémicas opiniones de don Julio sobre algunos temas que hicieron mucho ruido en Buenos Aires. Pero más allá de la expresión del veterano dirigente y su sector político, Carolina Moisés no ha conseguido el consenso de casi ningún otro espacio dentro del justicialismo local.


“No es que se abrió una línea interna, son 5 dirigentes distintos los que quieren salir a competir, lo que te marca que la candidatura de Carolina no tiene aceptación”, remarcan en la sede del PJ, en donde juran desconocer qué pasará finalmente con los avales. Más allá de lo que se termine decidiendo en Buenos Aires, algo parece claro: el peronismo local está muy lejos del consenso.


Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square