Sin margen para imposiciones

A tan sólo 48 horas del cierre de alianzas electorales para la elección de diputados nacionales, hay muy pocas certezas en el peronismo jujeño y reina la incertidumbre, el hermetismo y -en muchos casos -la decepción. Pese a esa falta de claridad, una de las pocas cosas que se supo es que Rubén Rivarola no podrá imponer un nombre para ser el candidato único del Frente de Todos.


Durante la última semana circularon muchísimos nombres como precandidatos, muchos de ellos del rivarolismo: Rodolfo Tecchi -que hasta hace unos meses era número puesto-. Pedro Belizán -quien dice que su intención es producto del clamor de los gremios- y hasta Nilson Ortega y Karina Paniagua se envalentonaron y autoproclamaron como representantes del PJ duro.


La cuestión es que ese PJ fue la segunda fuerza más votada de la Provincia pero hoy luce lejísimos de poder llegar a un umbral de votos capaz de asegurar al menos una diputación nacional. Es decir, necesitan más que nunca del sello del Frente de Todos para poder competir con Gerardo Morales sin repetir un papelón. Sin embargo, desde Buenos Aires fueron claros: quieren un candidato de unidad y ese alguien no puede ser nadie cercano a Rivarola.


Según pudo saber Política Jujuy, desde la Casa Rosada no descartan un escenario de PASO, siempre y cuando no esté armado para favorecer al rivarolismo. El desafío de Buenos Aires: unificar a las tropas díscolas y evitar una multitud de candidatos que no sólo fortalecerían las posibilidades del PJ local y su aparato sino que también podrían resultar un verdadero papelón: durante estos días circularon listas con más de 10 aspirantes.


Si uno piensa en los últimos escenarios que se terminaron armando en Jujuy, ninguna hipótesis suena descabellada al momento: ni los dirigentes que amenazan con irse por fuera del Frente, ni los que afirman que será el Frente el que deje afuera al PJ, soñando con emular la jugada de Cristina Kirchner en la Provincia de Buenos Aires en 2017.


¿Qué pasará en los próximos dos días? Seguramente se empiecen a brindar algunas pautas de cómo encarará la oposición la pelea por los diputados nacionales, aunque habrá que esperar al menos 10 días más -hasta el cierre formal de listas- para tener realmente un panorama certero. Mientras en el oficialismo todo es certidumbre, el peronismo vive horas de absoluto desconcierto, aunque con una pequeña gran certeza: no hay margen para imposiciones.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square