Las encuestas dan mal

En el Gobierno observan con preocupación los números de las encuestas de los últimos dos meses, donde se advierte un rechazo in crescendo a toda la dirigencia política en general, pero sobre todo al oficialismo. Por otro lado, cuando preguntan por el grado de acuerdo con respecto a una posible reforma constitucional, el apoyo no supera el 35% y plantea interrogantes serios de cara al futuro.


Pese a todo, las discusiones en la mesa chica del gobernador Morales no giran en torno a si conviene o no intentar una reforma, sino pura y exclusivamente en cómo plantearla. Hasta ahora hay dos ideas complementarias en danza: la primera de ellas tiene que ver con que el proyecto de ley para reformar la Carta Magna provincial sea planteado por alguien de la oposición, más precisamente del PJ. “Pensemos en un legislador joven, no tan ligado a la tradición legislativa, que pueda dar la imagen de que plantea algo de cara al futuro”, arengó un consultor en una de las reuniones.


La segunda idea tiene que ver con el contenido de la reforma y allí es donde surgió una innovación durante las últimas semanas: el proyecto de ley no sólo no debe explicitar la posibilidad de un nuevo mandato para los actuales gobernantes, sino que además “debe trazar una agenda positiva”. En esa línea, la intención es que la nueva Constitución prohíba y aumente las penas para quienes cortan calles o rutas, un tema por demás sensible en la provincia.


En esa línea estratégica se movió el polémico fiscal general del Ministerio Público de la Acusación, Sergio Lello Sánchez, quien salió intempestivamente a reflotar el tema Milagro Sala denunciando a los jueces encargados de juzgar a la ex líder de la Tupac Amaru. La noticia fue ampliamente difundida desde Gobierno, mientras el gobernador Morales viajaba nuevamente al exterior, en este caso a Canadá.


Morales dedica la mayor parte de sus energías al armado de su candidatura nacional para el 2023, aunque tampoco allí ha recibido buenas noticias de parte de las mediciones que ha encargado. La novedad de los últimos tiempos es que el clima social en la provincia complica también su estrategia en el plano local. Todo parece indicar que apelará al viejo truco de volver a visibilizar a Milagro Sala para plantear una suerte de “Yo o el Caos”. Al menos, mientras las encuestas sigan dando mal.





Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square