Volvió el caos

La conflictividad social está en aumento desde hace tiempo, pero las postales de los últimos días dejaron en evidencia que el Gobierno Provincial no está pudiendo encausar el problema y que el caos es cada vez mayor.


Hoy, distintas organizaciones sociales cortaron diversas rutas de la provincia, en señal de protesta ante la negativa de las autoridades oficiales de atender el pedido de mayor asistencia a más de 150 merenderos de Jujuy. El "piquetazo provincial contra el ajuste y la miseria" impactó tanto en la Capital como en el Interior.


Paralelamente, el SEOM también organizó una jornada de paro y movilización, en rechazo al aumento ofrecido por el Gobierno Provincial y otros puntos de desencuentro, entre los que se destaca el pedido de pase a planta permanente y recategorización de sus afiliados.


La postura del SEOM se suma así a la de ADEP, que hoy concluye 48 horas de paro en respuesta a una paritaria docente que terminó siendo más una farsa que una negociación. El paro de docentes impactó fuertemente en el Gobierno, que quería celebrar el inicio de un ciclo lectivo con presencialidad plena y se encontró con la firme postura de los trabajadores educativos.


El gobernador Morales, por ahora, redobló la apuesta y dijo "le vamos a descontar los días a los docentes que hicieron paro". En Gobierno hablan de "sectores extremos que siempre estuvieron" pero, por lo bajo, reconocen el temor al recrudecimiento del conflicto social que hoy asoma. Lejos de su slogan de "paz, unión y trabajo", el gobernador enfrenta hoy uno de sus principales fantasmas: la imagen del caos.







Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square