Santillán, el elegido para tratar de calmar los ánimos

El gobernador Gerardo Morales decidió incorporar al gabinete provincial al diputado Gaspar Sanillán, para intentar suturar las heridas que dejó la salida del gobierno de Agustín Perassi. La movida completa implica el corrimiento de Normando Álvarez García al Ministerio de Gobierno y Justicia y la asunción de Santillán al frente de la cartera de Trabajo.


La incorporación de Santillán, un dirigente completamente alineado con el vicegobernador Carlos Haquim, busca dejar atrás las diferencias entre el gobernador y el sector peronista de Cambia Jujuy, que quedaron expuestas con la salida de Perassi. El ex ministro había dicho en conferencia de prensa que muchos dirigentes de su sector estaban descontentos y le habían manifestado su apoyo por las críticas a la manera de manejarse de Morales. Hoy, Haquim buscó poner paños fríos a la situación y dijo que "Primero Jujuy nunca tuvo intención de ruptura", resaltando enfáticamente que "pertenecemos a Cambia Jujuy".


El gobernador, por su parte, fue tajante con el pedido de renuncia a Perassi pero supo enseguida que debía detener la sangría del sector peronista y buscó un reemplazo dentro de Primero Jujuy. Ante el desgaste que Álvarez García venía teniendo con los gremios, y en medio de muchas críticas por los magros ofrecimientos del Gobierno en las paritarias, Morales corrió a su ministro a Gobierno y cedió ese lugar a Santillán.


El desafío del próximo ministro de Trabajo será doble: por un lado, calmar las aguas en lo político, en un momento en el que la alianza gobernante luce fragmentada; por el otro, reestablecer una paz social que hoy parece muy lejana.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square