Rubén cantó retruco

Apenas un día después de que una movida encabezada por el "Dingui" Palmieri -apoyada luego por la diputada provincial Alejandra Cejas- quisiera discutir la realización de internas en el PJ y su rol como presidente del Partido, Rubén Rivarola organizó un asado en el que se rodeó de casi todos los sectores del peronismo, con algunas presencias que resaltaron mucho.


Además de todo el sector rivarolista en pleno -encabezado por los legisladores Pedro Belizán y Alfredo Gerry-, aparecieron en el encuentro otras presencias de renombre como Guillermo Jenefes, Walter Barrionuevo, Liliana Fellner y Alberto Matuk, históricos dirigentes que compartieron el manejo del poder en la provincia durante muchos años. "Volvió la mesa chica de Fellner, Jenefes y Rivarola", ironizó un legislador durante la comida.


En realidad, algo de eso hubo: los apellidos históricos del PJ siguen ahí y lucen encolumnados con Rivarola, quien a su vez se presta a liderar una oposición de buena convivencia con el gobernador Gerardo Morales hasta el 2023, "donde llegará realmente el momento de la pelea": Estrategia o no, no deja de parecer extraña la "oposición constructiva" en algunas figuras que durante el primer mandato de Morales cuestionaban duramente cada una de las acciones del gobernador.


Esa suerte de convivencia con el oficialismo provincial es la que lleva al sector disidente del peronismo a hablar de complicidad y de "peronismo moralista". Ese espacio, que parece haber roto todos los puentes con Rivarola, está integrado por dirigentes que respondieron históricamente al ex vicegobernador Guillermo Jenefes. Por eso sorprendió mucho su presencia en el encuentro y que dijera "esta mi primera reunión política desde el 2015, estar aquí es darle mi apoyo a Rubén. Hay que respetar las instituciones, por eso dentro del Partido todo y fuera del mismo nada”.


Jenefes, por si fuera poco, declaró que "cualquier desunión tiene como único beneficiario a los adversarios políticos, no hay que cometer los mismos errores que en el 2015, que es aquello que hizo que perdiéramos las elecciones. Hay que aprender de esos desaciertos y no cometerlos nunca más”.Pareció un mensaje a su tropa. ¿Será así?


Por lo demás, Rivarola también se benefició con las presencias de la mayoría del bloque de la Legislatura, los intendentes de Palpalá y Humahuaca y el rector de la Universidad Nacional de Jujuy, Rodolfo Tecchi, que hoy parece ser el máximo favorito para competir por la candidatura a diputado nacional en 2021. Faltó, por supuesto, la legisladora Carolina Moisés y todo su círculo cercano de dirigentes: la sanpedreña quiere ser candidata a gobernadora en 2023 y sabe que sus intenciones chocarán con la resistencia de varios de los que se sentaron a la mesa de Rivarola.


El peronismo, como está a las claras, sigue dividido y probablemente continuará así por un largo tiempo. Por ahora, se trata de seguir las distintas peleas internas que se van suscitando dentro de un Partido en el que saben que pueden recuperar la provincia en tres años. Rivarola, uno de los que tiene intenciones de postularse, recibió un golpe esta semana y no se dejó estar para reaccionar: organizó una juntada que dejó a las claras cómo están hoy las relaciones de fuerza en el PJ. Cantó retruco.





Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square