Reforma Constitucional: secretos y trampas del anuncio

A pesar de que el gobernador Gerardo Morales había declarado hace poco que no estaba dentro de la agenda del Gobierno la idea de una Reforma Constitucional, nadie se sorprendió con el anuncio. Sin embargo, sí desorientó a muchos el momento en que se hizo y la poca anticipación con que se convocó a la prensa, aunque el apuro tuvo su razón de ser.


El proyecto está redactado hace unas semanas, aunque el precario power point con que fue presentado parecía desmentirlo. El primer párrafo apuntó sin dobleces a desterrar el fantasma de una posible re-reelección de Gerardo Morales, aunque no pareció lograrlo.


¿Por qué? Muy simple: Morales no iba a cometer la torpeza de tocar la cláusula que habla de la elección de gobernador y vice, por un lado por cómo podía impactar en la opinión pública y, por el otro, porque confía en que no hará falta.


Su estrategia dependerá de una interpretación laxa de la Justicia local llegado el momento: que el Tribunal Electoral o el propio Superior Tribunal de Justicia determine que al haber una nueva Constitución, su segundo mandato es el primero. Así de simple y así de burdo.


El equipo de Comunicación de Gobierno contrató durante los últimos meses un sinfín de focus-group y encuestas para edulcorar el contenido del proyecto de Reforma. Así fue que surgió el tema de prohibir los cortes de ruta y también la idea de negar cualquier posibilidad de indultos.


Paralelamente, el gobernador fue recibiendo propuestas de aroma progresista y modernizador, que se encargó de presentar con pompa. Las propuestas de tinte ecologista y orientadas al medioambiente quedaron igualmente desteñidos por los incendios que se están viviendo desde hace varios días.


El contexto en el que se dio el anuncio fue materia de debate, dado que no todos estaban de acuerdo con hacerlo en medio de los incendios. Primó la óptica política: el proyecto tiene que motorizarse pronto para terminar teniendo la elección de constituyentes antes de fin de año.


“Gerardo quiere la nueva Constitución antes de dar inicio a la Asamblea Legislativa del año que viene”, confió una fuente a Política Jujuy. Su prioridad, amplía, es “tener la casa en orden antes de que comiencen a definirse las candidaturas nacionales”.


¿Hay chances de que la Reforma no prospere? Hoy parece muy difícil, ya que el oficialismo cuenta con el aval del Bloque Justicialista en la Legislatura, lo que le garantizaría lo votos. “Son dos aparatos político jugando en tándem”, bromea un legislador radical que por lo bajo se queja de la falta de institucionalidad.


“Por lo bajo”: esa parece ser una metáfora que resume el estado actual de la discusión política local. Mientras tanto, entre secretos y trampas, Morales avanza y va por todo.



Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square