Papelón del PJ en torno a Cristina Kirchner

No son días fáciles para los miembros del Partido Justicialista local, que parecieron quedar en offside con todo lo acontecido alrededor de la figura de Cristina Fernández de Kirchner. Entre dimes y diretes y con movimientos hacia un lado y hacia el otro, el peronismo jujeño luce a mitad de camino y sigue minando su representatividad en la sociedad.


¿Qué fue lo que pasó? Según pudo saber Política Jujuy, los intendentes del PJ recibieron durante la última semana la invitación de parte de autoridades del Gobierno Nacional, para firmar una solicitada de apoyo a Cristina Kirchner. Pero la cosecha de firmas no fue la esperada: sólo Blas Gallardo, intendente de La Quiaca, más los jefes comunales de Abra Pampa, Rinconada, Mina Pirquitas, Barrio, Yavi, Cangrejillos y Susques.


Entre los que se negaron amablemente a firmar el comunicado figuraron nada menos que Rubén Eduardo Rivarola, de Palpalá, Nilson Ortega, de Monterrico, Karina Paniagua, de Humahuaca y Alejandro Torres, de El Carmen. ¿Cuál es el denominador común de todos ellos? Que responden a la jefatura del presidente del PJ local, Rubén Rivarola.


Es sabido que desde siempre Rivarola tuvo mala relación con la actual vicepresidenta, pero no dejó de sorprender que ante la actual coyuntura, el mandamás del PJ no fuera más diplomático. Muchos recordaron con ironía que tuvo una conducta similar cuando se originó el proceso penal contra el ex gobernador Eduardo Fellner: el no hacer nada.


El clima político comenzó a recalentarse cuando se conoció que más de 500 intendentes de todo el país habían firmado la solicitada y que la mayoría de lo medios nacionales se había hecho eco de ella. Paralelamente, Cristina Kirchner pidió ampliar su declaración indagatoria y, ante el rechazo del tribunal, comenzó a gestarse un aluvión de apoyos. Los mismos incluyeron desde apoyos institucionales como los del PJ nacional o la CGT, hasta políticos distanciados de la vicepresidenta como Santiago Cafiero, Vilma Ibarra o Julio Vitobello.


Lo que parecía una quimera hace unas semanas comenzaba a gestarse: el Gobierno Nacional sellaba su unidad, Cristina recibía el respaldo explícito de Alberto Fernández y Sergio Massa y hasta la solidaridad de dirigentes del Frente de Izquierda, como Nicolás Del Caño, Myriam Bregman o el propio Alejandro Vilca. Ante ese escenario, el PJ de Jujuy se mantenía en silencio.


"El silencio es complicidad" había tuiteado el senador Guillermo Snopek hace unos días, uno de los pocos que salió a defender públicamente a la ex presidenta. Las diputadas nacionales Carolina Moisés y Leila Chaher se sumaron a la pelea, mientras el Justicialismo seguía apostando a que el tema se diluyera.


La cosa estuvo lejos de diluirse y desde el PJ se decidió, casi llegada la medianoche, publicar una solicitada, a la vieja usanza. La misma, de tan sólo dos párrafos de extensión, dice que se "rechaza enérgicamente la utilización mediática de acusaciones sin sustento probatorio contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner".


Y aclara: "la totalidad de los intendentes, concejales y miembros de las comisiones municipales del Frente de Todos Partido Justicialista, como así también los diputados provinciales de nuestra organización, compartimos y sostenemos este pronunciamiento".


¿Entonces por qué los intendentes no firmaron la solicitada de apoyo hace tan sólo un par de días? ¿Por qué ningún dirigente se expresó de manera personal en los medios o en sus Redes Sociales? ¿Hubo acaso algún llamado desde Buenos Aires que no fue en los mejores términos y que terminó desembocando en ese tibio comunicado?


Son preguntas difíciles de responder aunque quizás la frase de un militante longevo grafique bien el estado de situación: "mientras las autoridades locales del Partido odien a la jefa del Movimiento, la cosa no puede ir bien". Lo que sí parece ser una certeza es que el PJ sumó un nuevo papelón a un historial cada vez más manchado.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square