Oposición oficialista y una fractura

Algún lector desprevenido puede pensar que se trata de un error, pero así son las cosas en Jujuy: los dos senadores opositores que responden a Gerardo Morales votaron el acuerdo con el FMI, mientras que el legislador por el Frente de Todos votó en contra. ¿Cómo se llegó a esta situación?


En lo que respecta a los votos de Mario Fiad y Silvia Giacoppo, lugartenientes del gobernador Morales en el Senado, las cosas estaban claras desde la semana pasada, luego de la media sanción en Diputados, que acompañó todo el radicalismo. Allí quedó expresado como nunca ante las cámaras el pacto entre el Gobierno Nacional y Gerardo Morales.


El gobernador se jacta entre los propios de garantizar la gobernabilidad de un gobierno peronista y no se puso colorado a la hora de exponer ante la Cámara de Diputados y explicitar que “la ley tiene que salir”. Por esa actitud, muy criticada en muchos sectores de Juntos por el Cambio, fue premiado rápidamente con una invitación a participar de la gira por Medio Oriente que organizó el Gobierno Nacional, bajo la consigna de “atraer inversiones”

Fiad y Giacoppo no sólo recibieron la orden de votar a favor, sino también de anotarse en la lista de oradores y defender la necesidad de un acuerdo. Morales intenta plantearse como un dirigente de centro, alejado de los extremos, y no quería perder la ocasión para que sus alfiles pudieran discursear ante las cámaras con un mensaje “anti grieta”.


Pero lo más jugoso de la jornada estuvo en el voto negativo de Guillermo Snopek, del Frente de Todos, a tono con lo que votaron los legisladores más próximos a Cristina Fernández de Kirchner. Probablemente los litros de tinta que se gastaron en asociar a Snopek con el albertismo más duro no fueron más que operaciones y su diálogo con la vicepresidenta sea más frecuente del que se cree.


El senador peronista no se ocultó de la discusión pública y fue adelantando su postura durante toda la semana en distintas apariciones mediáticas, pero sobre todo cuando le tocó su turno para hacer preguntas al ministro Guzmán en la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Allí, Snopek apuntó a la falta de políticas de empleo y para combatir la inflación y preguntó por el número de personas que duermen en la calle: un ministro desacomodado sólo atinó a responder con datos sobre la Ciudad de Buenos Aires.


Las casualidades hicieron que tan sólo 24 horas el presidente Alberto Fernández anunciara de manera imprevista una “guerra contra la inflación”, pero ya era tarde para detener el voto negativo de los díscolos, entre los que se encontraba Snopek. La posición del legislador jujeño marca a las claras que el desencanto dentro del oficialismo no abarca sólo al sector de La Cámpora.


Detrás de las críticas a la política económica que lleva adelante el Gobierno, hay un claro señalamiento sobre el sistema de alianzas que ha desplegado y los intereses que termina representando. El caso de Jujuy quizás sea el mejor y más paradigmático ejemplo de las consecuencias de ese modo de gobernar, con dos legisladores de la oposición votando a favor de un proyecto enviado por el Ejecutivo y el senador oficialista expresándose en contra.



Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square