Los planes de Gerardo para el futuro

Muchos se sorprendieron por las últimas declaraciones del gobernador Gerardo Morales, en las que fustigó la reciente reaparición del ex presidente Mauricio Macri y le aconsejó dar un paso al costado. Sin embargo, allí donde Morales se pronuncia hay que descartar la casualidad y buscar los motivos que se encuentran ocultos en cada uno de sus movimientos.


Cuando el gobernador dice que "Macri cumplió un ciclo" y llena de loas al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, está haciendo un pronunciamiento de cara a la interna de Juntos por el Cambio. Morales apuesta al corrimiento de escena de las figuras más combativas de la alianza -que a su vez son las más desgastadas- y un paso al frente de quienes lucen como más dialoguistas, entre los que se destaca el alcalde porteño.

En su reconversión posterior a las elecciones del 2019, Morales buscó despegarse de la imagen de extremista que traía consigo. Lejos de las declaraciones más rimbombantes de aquella campaña, que asociaban al ahora presidente Alberto Fernández con el caos, Venezuela, la Tupac y demás etcéteras, el gobernador buscó desde el comienzo del 2020 un acercamiento con el Gobierno Nacional y mantener una buena convivencia.

En esa línea, la "postura dialoguista" de Larreta y compañía le cayó como anillo al dedo. Pero con el correr de los meses, Morales se convenció de que en el jefe de gobierno capitalino está la esperanza de volver a ser gobierno. Asiduo consumidor de encuestas, se sorprende con los excelentes números que Larreta muestra inclusive en Jujuy, aunque aclara para sus interlocutores habituales: "le hace falta un Partido como el nuestro si quiere aspirar a la presidencia."

Cuando habla de "nuestro" se refiere, por supuesto a la UCR, cuyo liderazgo piensa disputar más pronto que tarde. Dentro de los planes de Morales está el adelantamiento de las elecciones legislativa del año que viene en Jujuy: sacárselas de encima cuanto antes es una necesidad para poder proyectar el camino hacia 2023 sin grandes escollos.

El gobernador tendrá algo más de dos años para proyectar su figura a nivel nacional, con la pelea por la conducción del radicalismo a nivel nacional como gran desafío, pero sin perder de vista la elección de un sucesor dentro de Jujuy. Por el momento, Morales cree que los dos candidatos naturales son el senador Mario Fiad y el intendente de San Salvador, Raúl Jorge, aunque sigue alentando la aparición de un "tapado" que pueda sumarse a la competencia.

Por un tema de confianza personal, el favoritismo del gobernador recae en Fiad, aunque las encuestas jugarán un papel importante en la elección. También están los que, con malicia, no descartan que Morales elija un candidato oficial pero decida jugar también dentro de la interna opositora, favoreciendo al peronismo más amigable a su gobierno, que garantizaría una cierta continuidad en varios asuntos que le ocupan la cabeza.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square