Los dueños de la lapicera

“Hoy se decidió por votación que no tengamos internas dentro del Partido porque los tiempos son cortos, por lo tanto, los que toman las decisiones serán el Presidente del Congreso y el Presidente del Partido Justicialista. Con esas palabras, el propio Rubén Rivarola sintetizó el resultado del polémico Congreso del PJ que se celebró ayer.


El dueño de El Tribuno será, junto al intendente de Monterrico Nilson Ortega -un hombre que supo ganarse su confianza- quien concentrará el poder de decisión sobre el armado de las listas, definiendo no sólo la aprobación de los candidatos sino también la conformación del frente electoral. "Nuestra idea es decidirlo entre todos, para eso se armará una mesa de trabajo ya que el peronismo es muy amplio", señaló Rivarola.


Sin embargo, numerosos y diversos son los dirigentes que se sintieron excluidos del armado y que alzaron la voz para protestar. La más dura fue la diputada provincial, Alejandra Cejas, quien señaló que está "toda la estructura radical trabajando para el rivarolismo como siempre hicieron en Capital, la eterna sociedad comercial y política. Dejen el show y los negocios y salgan a defender a los cumpas, que se lo reclaman a diario", demandó.


Algo más diplomática fue la diputada nacional Carolina Moisés, quien no por eso dejó de hacer fuertes críticas a la actual conducción del PJ. "Es innegable la necesidad de apertura, diálogo, modernización y transformación del Partido Justicialista, como herramienta fundamental para consolidar el triunfo del peronismo. Ya es tiempo de dejar los mecanismos de la vieja política que se imponen ejerciendo la fuerza sin límites y la intolerancia, como lo vimos ayer", señaló, apuntado a la negativa a dejar ingresar a varios congresales suspendidos por las autoridades.


"Estas agresiones lo único que demuestran es la debilidad de algunos que, apropiándose de nuestro sello, cierran las puertas y ponen vallas ante el avance inexorable de la renovación dirigencial y la construcción de un nuevo proyecto colectivo”, remarcó Moisés, dejando entrever la posibilidad de que su espacio político termine jugando por fuera de la estructura partidaria en estas precipitadas elecciones provinciales.


Rivarola hizo oídos sordos a las críticas y señaló que "hablar mal del peronismo no es hablar mal de mí sino de todos los que formamos parte de Partido Justicialista. Si lo hacen es porque seguramente se quieren ir del Partido, prefiero que lo hagan porque sus críticas no suman a los trabajos y los proyectos que venimos planificando".


El presidente del PJ local le abrió así la puerta de salida a los que no formen parte de su proyecto. Entre los apuntados hay muchos dirigentes de renombre como Guillermo Snopek, Carolina Moisés, Alejandra Cejas o Mariela Ferreyra, pero también estructura políticas importantes como el Movimiento Evita. Habrá que ver cómo juegas sus cartas cada sector, lo único que quedó claro por ahora es que Rivarola y su tropa tienen el poder de la lapicera.





Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square