La Triple Alianza para la Reforma Constitucional

El gobernador Gerardo Morales recibió las últimas encuestas en su despacho con estupor, pero sabiendo que se estaba cumpliendo lo que varios asesores a su alrededor le venían adelantando: el clima social en la Provincia empeora y la confianza en los políticos merma cada semana un poco más. En línea con ello, un dato del estudio brillaba por su contundencia: el rechazo a una reforma constitucional que le permita una re-reelección supera el 60%.


A partir de estos datos, y de la charla con dirigentes nacionales que le trasladaron cifras parecidas en otros territorios, Morales fue redefiniendo la intención de promover una reforma constitucional desde el oficialismo. La idea que prima hoy en Gobierno es que pese a cualquier intento por hacer ver a la idea de reforma como algo positivo en materia de modernización del Estado, terminaría imponiéndose la idea de que sólo se trata de una pantomima para permitir un nuevo mandato del gobernador.


Por eso mismo, comenzó a cobrar fuerza la hipótesis de que sería el justicialismo, en cabeza de Rubén Rivarola o uno de sus laderos, quien podría presentar la iniciativa en la Legislatura. Los rumores del acuerdo entre el gobernador y el presidente del PJ corrieron sin freno durante las últimas semanas: comenzaba a cobrar fuerza la idea de un "acuerdo entre las dos principales fuerzas políticas para la reforma de la Constitución Provincial".


Pero faltaba que otro de los pesos pesados de la política local diera su visto bueno, al menos de manera pública. El ex vicegobernador Guillermo Jenefes, amigado con Rivarola y de muy buena relación con Morales, fue directo al grano en la editorial que hizo en su programa de televisión, afirmando que "la Constitución de Jujuy se debe reformar parcialmente".


Jenefes habló de la necesidad de una ley y explicó el modus operandi: "entiendo que esa ley debe efectuarse con la intervención de todos los partidos con representación parlamentaria, esa ley tiene que tener el consenso de los partidos de gobierno y la oposición". Por supuesto, el también ex senador nacional no se privó de levantar la bandera de la mejora de la calidad institucional y se animó a asegurar que "esto va a permitir el recambio, que venga gente joven a ocupar los lugares que dejen quienes no van a poder ser reelectos".


Así, con un clima social preocupante y en medio de encuestas y el tejido de roscas políticas en los lugares de siempre, comienza a quedar plasmada una alianza que deberá poner todo su oficio en hacer prosperar nada menos que una reforma de la Constitución Provincial.








Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square