Entre deudas, lealtades y convicciones

Cuatro votos a favor, dos en contra; radicales votando junto a peronistas, bloques divididos, coincidencias inesperadas: así podría resumirse el resultado de la votación de los diputados jujeños pero también el de todo el recinto, en una jornada muy atípica de debate legislativo. ¿Cuáles fueron la razones que esgrimió cada diputado a la hora de expresar su posición? Comencemos el repaso, en vistas de clarificar un poco el panorama.


Jorge Rizzotti y Gustavo Bouhid votaron en tándem y eso no sorprende a nadie ya que ambos reconocen su jefatura política en el gobernador Gerardo Morales. Lo hicieron a favor del acuerdo, luego de que el propio gobernador encabezara el lobby de mandatarios exponiendo en el plenario de Comisiones de Diputados y dejara en claro que" de acá tenemos que salir con la ley".


Respecto a los diputados radicales, cabe señalarse que ninguno levantó mucho el perfil durante el debate y que les bastó con seguir los pasos de un gobernador que no se puso colorado al señalar "esta deuda la tomamos nosotros". Morales siempre fue explícito sobre su pánico a la mera idea de default y la imposibilidad de acceder a los mercados: una de las claves de su gobierno es -y al parecer seguirá siendo- el endeudamiento en moneda extranjera.


El veterano Julio Ferreyra fue otro de los que votó a favor del acuerdo con el FMI, posición que había adelantado hace unos días al referir a la "responsabilidad histórica" que sentía a la hora de votar respecto al acuerdo. "Don Julio", uno de esos dirigentes que habla con todos pero no responde a nadie, optó por una jugada previsible y sin hacer grandes olas.


El otro voto favorable del oficialismo corresponde a Carolina Moisés, quien tomó desde un primer momento la consigna del oficialismo sobre "el mejor acuerdo posible" y celebró que no hubiera lugar para reformas propiciadas por el FMI. Su argumentación se vio debilitada cuando Máximo Kirchner renunció a la jefatura del bloque y un conjunto de diputados del Frente de Todos comenzó a señalar los puntos de ajuste que incluye el acuerdo.


La diputada, que siempre buscó un equilibrio dentro del oficialismo, se vio entonces obligada a responder al mandato de Sergio Massa, quien en 2019 jugó fuerte para ubicarla como cabeza de lista de diputados. El tigrense fue uno de los abanderados en favor del acuerdo con el FMI, a partir de sugerir modificaciones al proyecto de ley consensuadas con dirigentes de la oposición, entre los que sobresalió paradójicamente Gerardo Morales.


Leila Chaher, por su parte, votó en forma negativa al igual que todos los diputados que responden a Máximo Kirchner. Para Chaher, así como para todos los integrantes de La Cámpora, no fue necesario justificar su voto más que con un comunicado emitido por la Agrupación luego de la votación, aunque cabe preguntarse si tanto hermetismo y sectarismo a la hora de actuar no conspira contra la imagen que los dirigentes construyen frente a su electorado.


Por último, Alejandro Vilca votó en contra del acuerdo, a tono con lo que ya había adelantado y con el posicionamiento de todos los dirigentes de su espacio. "El Frente de Izquierda fue la única fuerza consecuente que en este recinto está rechazando este acuerdo, lo hacemos en este recinto, pero también afuera" señaló Vilca, con bastante razón en lo que tiene que ver con la coherencia de su fuerza política y muy inoportuno en relación a la reivindicación de una movilización que terminó con serios incidentes.


Con todo, el repaso de los votos de los legisladores jujeños deja a las claras que entre las convicciones y las posturas políticas también se entremezclan viejas deudas y lealtades políticas que cobran fuerza en estos momentos. Con argumentos, silencios, sobreactuaciones y demás, los diputados se expresaron respecto al acuerdo con el FMI que envió el Gobierno Nacional: ahora llega el turno del Senado.








Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square