El enigma Vilca: ¿a quién le saca votos?

El diputado nacional Alejandro Vilca confirmó durante la última semana que competirá por la gobernación en el 2023. Con esa decisión, y más allá de que aún le quedarían dos años en el Congreso Nacional, la Izquierda confirmó que pondrá en juego a su figura más taquillera para la elección provincial.


El objetivo, según reconocen, es “volver a hacer piso”. Traducido, esto significa quebrar el umbral de votos necesarios para competir por lugares en la Legislatura, algo que el Frente de Izquierda no consiguió durante la última elección provincial. A su favor, cuentan con las últimas elecciones a legisladores nacionales, donde Vilca dio el batacazo y se quedó con la tercera banca en juego, muy cerca de Chaher, del Frente de Todos.


¿Cuál es el caudal de votos reales del Frente de Izquierda? ¿No es capaz de hacer piso o pelea por el segundo lugar? Probablemente, ni una u otra postal describan con precisión a una fuerza que en Jujuy siempre tuvo una performance mejor que en el resto del país.


“Cuando el escenario se polariza, nos complica”, explican cerca de Vilca, dando a entender que la disputa cada vez más exacerbada entre kirchnerismo y macrismo termina por concentrar una gran parte del electorado. En el peronismo tienen otra explicación, que asocia a la Izquierda con una fuerza testimonial: “para gobernador nunca van a sacar muchos votos, la gente los vota como una expresión de rechazo, no para llegar al poder” argumentan.


Probablemente pensar en Vilca alzándose con la gobernación no sea más que una expresión de deseos de muchos. Pero lo cierto es que todas las encuestas que circularon durante el último mes lo sitúan en un lugar expectante, ante un PJ en caída libre. De los sondeos que se dieron a conocer, puede advertirse que Vilca tiene un grado de rechazo menor al resto de los políticos reconocidos: su imagen negativa no es tan alta como la de la mayoría de los dirigentes. Asimismo, se aprecia que su cosecha no proviene sólo de un voto “duro” identificado con la Izquierda, sino con sectores “antisistema” con un menor grado de ideología, que en otras latitudes suelen migrar hacia Javier Milei y su tropa de libertarios.


Con el río revuelto, la Izquierda explora los límites de su red y sale a la cancha, buscando votos donde en otro momento nadie lo hubiera imaginado. El propio diputado declaró recientemente: "vamos contra esos que se creen profesionales de la política y vienen de los acomodos". Restan aún muchos días en el calendario político como para aventurar un desenlace y Vilca, por ahora, se convierte en uno de los principales enigmas de cara al 2023.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square