El contundente mensaje de las urnas

Tan sólo tres espacios políticos se enfrentaron en las elecciones legislativas que pasaron en Jujuy y hubo, aunque cueste creerlo, festejos en los 3 bunkers, al menos para las cámaras de televisión. ¿Cómo se llegó a plantear un escenario tan raro? ¿Quiénes tienen motivos para festejar realmente?


Comencemos por el Frente Cambia Jujuy, que obtuvo el 49% , siendo un claro ganador con respecto a sus dos competidores pero quedando en las puertas de hacer ingresar dos diputados al Congreso. Más allá de la distancia que los separó de los otros frentes, el reparto de bancas –a menos que haya un abrupto cambio de la tendencia con el conteo definitivo- será de 1 diputado por espacio, y eso encierra un fracaso para un gobernador que puso nada menos que a dos de sus ministros a encabezar la fórmula.


Morales prometió públicamente que harían ingresar los 3 diputados de la lista y quedó lejísimos de ese sueño, que tenía como principal motor el proyectarlo en la carrera nacional. El gobernador jujeño se quedó no sólo con las ganas de que la prensa nacional lo erigiera como uno de los grandes ganadores de la jornada, sino que además tuvo que soportar el rebote que tuvo en los medios de todo el país el ingreso de Alejandro Vilca al Congreso.


De cualquier manera, si bien le desazón en las filas del oficialismo era evidente, no debe perderse de vista para el análisis que Cambia Jujuy no sólo sigue liderando las preferencias del electorado sino que se trató de una elección legislativa, donde el voto suele dispersarse. Morales deberá ahora recalcular en lo que tiene que ver con su estrategia para la sucesión provincial del 2023, ya que una mala diagramación podría complicarlo: ¿habrá reforma constitucional?


Por el lado del Frente de Todos, el festejo tuvo que ver más bien con un desahogo ante el susto que primó con la aparición de los primeros resultados, que ubicaban al espacio tercero y quedando fuera del reparto de bancas. Como es sabido, la tendencia se revirtió con la carga de algunas mesas del interior de la Provincia y Chaher terminó superando a Vilca en la carrera por menos de un punto.


Luego de lograr la lista única para el binomio Chaher-Tecchi, el Frente de Todos aspiraba a un resultado distinto, que pudiera proyectarlo a pelear el gobierno en 2023. Hoy, eso parece una quimera, luego de una jornada en la que tuvo que pelear voto a voto con la Izquierda para no quedar en tercer lugar. Para el peronismo, quedó en evidencia más que nunca que “lista única” y “unidad” no son sinónimos.


“Todavía operan tensiones internas en el peronismo”, reconoció Tecchi. “No me voy a hacer el tonto, no voy a mirar para otro lado, reconozco que hubo dirigentes del peronismo que trabajaron para que esta no fuera una elección mejor que las PASO, nosotros sabemos quiénes son”, agregó sumando al panorama una dosis de misterio y advertencia.


Por ahora, en el Frente de Todos no hubo un ensayo de autocrítica respecto a cómo se vienen llevando a cabo los procesos decisorios dentro del peronismo, quizás porque al hacerlo se reconocería públicamente que el resultado estuvo lejos de lo esperado. Lo único que parece quedar en claro es que Rubén Rivarola deberá diagramar un cambio de estrategia si quiere sacar al PJ de la caída libre en la que está.


Por el lado de la Izquierda, todo fue festejo en el bunker y quedó a las claras que se trató de una celebración genuina, de quienes durante meses prometieron “enfrentar a los aparatos políticos de Morales y Rivarola” y se encontraron con el premio de una banca para el Congreso Nacional.


Si bien las últimas encuestas proyectaban un resultado muy parecido al que terminó aconteciendo, desde las filas de Vilca tenían un gran temor de lo que pudiera pasar con la fiscalización y las boletas: por esa razón, desde muy temprano el domingo los principales referentes de la Izquierda a nivel nacional pusieron el ojo a lo que podría pasar en Jujuy ante la prensa.


Lo más sorpresivo de la performance del Frente de Izquierda tiene que ver con que hace pocos meses no había logrado superar el piso de votos en la elección provincial, quedando fuera del reparto en la Legislatura. En este caso, la poca oferta electoral hizo que Vilca quedara como el único candidato que pudiera ser depositario del “voto bronca” ante la dirigencia política en general.


Sumando también votos de muchos peronistas del oficialismo desencantados con el lugar que les tocó en la lista, y de otros tantos exiliados del Frente de Todos durante el último año, la Izquierda hizo una elección histórica y, si el diablo no mete la cola, logró la banca de diputado nacional para Alejandro Vilca,


Luego de un año electoral larguísimo para los jujeños, tuvo lugar la última votación del 2021, en un clima distinto al de las otras jornadas electorales respecto a lo que tiene que ver con la Pandemia. El pueblo se expresó a través del voto y, más allá de las distintas interpretaciones y valoraciones que puedan hacerse, el mensaje de las urnas fue contundente.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square