top of page

El cogobierno que se viene

Sadir-Rivarola: en esa dupla se apoyará la nueva administración provincial para sostener la gobernabilidad durante los próximos tiempos, ante un incierto panorama tras la debacle de Cambia Jujuy en las últimas elecciones, sumado a la finalización del mandato de Gerardo Morales.


La transición entre una figura de peso y de altísimo perfil como Morales, hacia un técnico de carácter moderado como Carlos Sadir no será fácil. No sólo por el vacío de poder que pueda percibirse sino también por la tarea que le tocará al futuro gobernador: ajustar las cuentas públicas y convivir con una presidente que ha denostado públicamente tanto a Morales como al radicalismo en sí.


Milei sabe que Jujuy fue una de las provincias donde salió primero y tiene en el gobernador un rival histórico, habiéndose denostado públicamente más de una vez. Algunos ven en los nombramientos como ministros de Patricia Bullrich y Luis Petri la posibilidad de encaminar el diálogo, aunque no olvidan los malos términos en que ambos terminaron sus últimas conversaciones con Morales.


Por eso mismo, Sadir sabe que el panorama que se avecina no es sencillo y, luego de que se hayan aprobado los puntos más polémicos de la reforma constitucional, cree que garantizar la paz social será su principal desafío. Para eso, se recostará en el apoyo - a veces implícito, otras veces explícito- del diputado Rubén Rivarola y el sector del peronismo que le responde.


El ex presidente del PJ jujeño mantendrá su convivencia estratégica con el oficialismo local, buscando sellar puentes con el sector libertario y bajando a sus referentes barriales el mensaje claro de que "el horno no está para bollos". Quedan pocos días para el final de un gobierno con un Gerardo Morales omnipresente y se avecina la asunción de otro, que tiene a priori todos los condimentos de un cogobierno.




Comments


Editorial
Espacio en blanco

Espacio publicitario disponible

WhatsApp Image 2024-02-06 at 4.11.46 PM.jpeg
bottom of page