Campaña sucia

El oficialismo había imaginado una sesión histórica. Durante todo el día de ayer, el gobernador Gerardo Morales se paseó por cuanto medio nacional pudo para dar como un hecho la llegada de un millón de vacunas a Jujuy y el primer paso para eso era que la Legislatura lo facultara para negociar con China.


Sin embargo, las luces se las llevó una vez más la interna peronista expuesta a flor de piel, que derivó en una sesión escandalosa cuyo corolario fue la suspensión por 3 meses de la diputada Alejandra Cejas. Si el presidente del PJ, Rubén Rivarola, lo tenía preparado o no no se sabrá nunca, pero lo cierto es que se decidió a arremeter contra la legisladora a partir de lo que consideró comentarios y expresiones fuera de lugar.


“Quiero pedir a la Cámara que trate la cuestión de privilegio porque ella nos dice lo que le canta, nos dicen ladrones, se meten con nuestras familias”, anunció Rivarola, para luego proponer que se suspenda a Cejas. “Hace mucho que estoy en la cámara y nunca vi lo que está pasando hace 2 años. Nos acusa libremente, nos dice lo que quiere y todos nos quedamos callados”, agregó.


En tándem con Rivarola actuó el jefe de la bancada oficialista, Alberto Bernis, quien expresó que “la diputada ha faltado a la Constitución Provincial, el reglamento interno, la honorabilidad y el respeto a la Cámara, cuando se agravia a un diputado también se hace a los otros 47”, expresó en una defensa corporativa explícita.


Así, Cejas fue suspendida mientras escuchaba una socarrona frase del presidente del PJ local: "cuando se ríen a medias, medio que no sirve. Cuando yo me tengo que reír me río con todas mis fuerzas", deslizó. La diputada no se quedó callada y primero aclaró que no fue notificada respecto al motivo de la suspensión, para luego arremeter una vez más contra Rivarola.


“Rivarola está muy nervioso y el cree que puede hablar todos los días en los medios, insultar, difamar porque todos los días tengo que aguantar las cartas de El Tribuno donde dice cualquier cosa, el me expulsó del bloque ahora lo hace de la Legislatura porque es patrón de estancia”, dijo enfurecida. “Lo único que quiero saber es cuánta plata le paga Morales con plata de todos al Tribuno, a la clínica Fátima, para los negocios para transportar paneles de Cauchari, cuánta plata nos saca con Limsa”.


Un cruce demencial e inimaginable hace un par de años, cuando ambos legisladores compartían la bancada justicialista. Hoy, la interna justicialista ha cruzado todos los límites y llegó a un punto de no retorno, que parece asegurar el triunfo de la lista oficialista en la elección. El PJ oficial parece más presuroso de sepultar las aspiraciones de las otras listas peronistas que de disputarle el poder al Gobierno. La campaña ya había comenzado, pero la suciedad tardó unos días en emerger a la superficie.






Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square