¿A qué juega el PJ?

Desde que el gobernador Gerardo Morales anunció su proyecto de reforma constitucional, el Partido Justicialista ingresó en una etapa de pasos en falso que parece no tener fin. La razón es muy sencilla: el oficialismo cuenta tan sólo con 31 votos -incluyendo al polémico Marcelo Nassif, denunciado por abuso sexual- y necesita de al menos un acompañamiento por parte de legisladores del PJ.


Hubo una primera reunión en el Justicialismo, luego de la cual se emitieron una serie de publicaciones en las Redes Sociales de Rubén Rivarola, mandamás del Partido, en la que se hablaba de la necesidad de dialogar con todas las fuerzas políticas. Inexplicablemente, a los pocos minutos la publicación fue levantada, al igual que la nota que ya figuraba en el diario de Rivarola. ¿Qué pasó en el medio? Primer gran interrogante.


¿Cuál es la posición de los legisladores? Difícil saberla, ya que la mayoría ha evitado dar declaraciones a la prensa, salvo Pedro Belizán, que expresó que "es necesaria una discusión" aunque afirmando "no mostramos un apoyo". ¿Qué quiso decir? Probablemente, estaba asumiendo que el Bloque Justicialista habilitaría el tratamiento de la Reforma, aunque sin apoyarlo masivamente.


Con esa jugada, el Gobierno Provincial lograría su cometido: no necesita el voto de los 13 diputados del peronismo, sino tan sólo el de 1 de ellos. Pero cuidado: Morales no querría contar con los votos ajustados y desde Gobierno afirman que la aprobación de la reforma constitucional se logrará "con 35 votos o más".


Rubén Rivarola está en el centro de la escena, ya que de él depende el ordenamiento del Bloque. En el PJ no hay lugar para librepensadores y eso se encargó de recalcarlo la vicepresidenta del Partido, Liliana Fellner, al decir "no hay libertad de acción", mientras expresaba su rechazo. Una curiosidad: el vicepresidente segundo, Guillermo Jenefes, ya hizo pública su posición favorable a la reforma.


¿Hay que tomar las palabras de Liliana Fellner o de Jenefes? En principio, de ninguno de los dos, ya que no son legisladores. "Es humo para la tribuna, los votos están", confían en Gobierno con una tranquilidad que parece darles la razón.


Entre dimes y diretes, sin pronunciarse de manera oficial, con publicaciones oficiales luego borradas, camina un PJ que no parece terminar de poder asumir que habilitará la reforma que diseñó Gerardo Morales. Los tiempos se acortan, se acerca la fecha de votación y muchos comienzan a preguntarse: ¿a qué está jugando el PJ?



Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square