Volvieron las bravuconadas

Luego de casi tres meses de convivencia con el Coronavirus, se viven momentos en los que el desgaste comienza a sentirse en la sociedad, tanto en lo que tiene que ver con el cumplimiento de las medidas preventivas como en el padecimiento de las consecuencias económicas. En ese marco, la dirigencia política no parece estar exenta de la polémica y la grieta asoma nuevamente en el día a día. de los argentinos. En Jujuy, el gobernador Gerardo Morales ha incurrido durante las últimas semanas en una serie de declaraciones desafortunadas, que sólo alimentan el nerviosismo y la ansiedad.


Una de las más fuertes tuvo lugar en medio de una videoconferencia en la que se expresó sobre la oposición política: "acá en Jujuy hay que darle una brújula al Frente de Todos porque son unos pelotudos", arremetió. Luego, tuvo que disculparse públicamente en conferencia de prensa por sus expresiones: fue la tercera disculpa pública del gobernador, quien ya había tenido que hacer lo propio con el líder de Camioneros, Pablo Moyano, además de rectificar su afirmación de que pondría fajas en la puerta de las casas de los contagiados.


Luego, Morales se involucró en una polémica pública con su par salteño, Gustavo Sáenz, a quien le escribió una "carta abierta" en Redes Sociales para exigirle que se disculpe con el pueblo jujeño por una diferencia en torno a los controles de casos. Sáenz le contestó a pura ironía y lo dejó en ridículo: "Querido Gerardo, la última carta que escribí fue a mi abuelita que vivía en Bueno Aires, yo tenía ocho años. Ahora hay teléfonos y muchas otras formas de comunicarnos sin generar rencores entre pueblos hermanos". Tiempo despues, se conoció que los mandatarios dialogaron -por teléfono, por supuesto- y limaron asperezas.


La última declaración del gobernador que amenaza con traer cola es la que tiene que ver con el ingreso de camiones desde el extranjero. Al referirse al tema, Morales expresó contundente: "Nos estamos llenando de camioneros extranjeros con Coronavirus", solicitando además el cierre del Paso de Jama por al menos una semana. ¿Le harán caso los ministros Solá y De Pedro, con quienes Morales conversó al respecto?


Por lo pronto, el gobernador se encuentra a mitad de camino entre los anuncios sobre mayor apertura de las actividades y las precauciones por el crecimiento exponencial de casos que se viene registrando en la zona del AMBA, que no deja de ser una amenaza para todo el país. En el mientras tanto, sus declaraciones se van alejando del modelo de concordia que predicó durante los primeros meses de su segundo mandato y empieza a sumar enemigos. Volvieron las bravuconadas.







Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square