En boca de todos

La Justicia le está trayendo más de un dolor de cabeza al gobernador Gerardo Morales, que empieza a ver cómo el armado de un esquema que en su momento supo lucir todopoderoso comienza a resquebrajarse.


Concretamente, y desde hace varias semanas, el tema judicial está en boca de todos. Los escandaloso audios de Pablo Baca, presidente del Tribunal Superior de Justicia, hicieron que éste ya presentara un pedido de licencia. "No es una renuncia", aclara, sino "un apartamiento con la intención de no entorpecer la investigación ni que se piense que puedo influir en la misma".


Lo curioso es que Baca había asumido la presidencia del máximo tribunal luego de las escandalosas declaraciones de su antecesora, Clara Langhe de Falcone, que había dicho "no vamos a permitir que Milagro Sala quede libre", algo que hoy parece "suave" en relación a los audios que trascendieron hace unos días en el sitio web El Cohete a la Luna.


La idea de un reemplazante más sobrio no prosperó, ya que Baca se vio envuelto al poco tiempo de asumir en un episodio que aún no se sabe cómo terminará. Hasta el momento, el juez pidió licencia y denunció una campaña en su contra, aunque reconoció que es su voz la que se escucha en los audios.


Los diputados provinciales del PJ anunciaron que pedirían el juicio político y hoy presentaron una denuncia penal en su contra. El pedido de licencia de Baca no se supone que calme las aguas de un bloque cuyos representantes están en permanente comunicación con Buenos Aires: el propio Ruben Rivarola asumió públicamente la posición de todos y declaró que el juez debería renunciar. ¿Seguirá escalando el conflicto?





Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square