El PJ, haciendo lobby en Buenos Aires

Cuando todavía restan casi dos meses para las elecciones, muchos peronistas de Jujuy ya han comenzado la pelea por el reparto de cargos. Distintos dirigentes van y vienen por los cafés del Centro de San Salvador, como en las mejoras épocas del fellnerismo. Sin embargo, los tiempos han cambiado y todos reconocen que la llave para nombrar funcionarios reside más que nunca en Buenos Aires.


De confirmarse el triunfo de Fernández, un número importante de cargos en la provincia se liberará inmediatamente. Los más codiciados son Anses, Pami y los que se desprenden de la estructura de los ministerios de Desarrollo Social y Trabajo de la Nación. Es por eso que las conversaciones con dirigentes nacionales están a la orden del día, reencontrando en algunos casos a personas que hace años no se dirigían la palabra.


¿Por dónde pasa el asunto? La pelea parece estar en saber quién se encuentra más cerca hoy de Alberto Fernández. Todos los legisladores nacionales del peronismo han entablado durante el último año relación con el ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner. Guillermo Snopek fue el primero, cuando peleaba por la bendición para ser ungido candidato a gobernador. Las conversaciones no terminaron llegando a buen puerto y Snopek no obtuvo el apoyo oficial, aunque la relación no se cortó. A su favor, el hijo del ex gobernador tiene nada menos que una senaduría nacional por 4 años más, con todo lo que ello implica.


Carolina Moisés y José Luis Martiarena formalizaron su pase al Frente de Todos precisamente a partir de conversaciones con Fernández. La legisladora sanpedreña mantiene además un buen diálogo con Sergio Massa, quien posiblemente sea el próximo presidente de la Cámara de Diputados. Relaciones interesantes que la posicionan de otro modo para los años que se vienen.


Por otro lado están los representantes de diversos sectores políticos que fueron resignando sus aspiraciones para octubre, pero no por eso detuvieron su capacidad de rosca. El massismo, representado por Carlos Cantero, Kolina, liderado por Adrián Mendieta, Nuevo Encuentro, representado por Patricia Gutiérrez y hasta la Tupac, con Juan Manuel Esquivel, tienen intención de ser recompensados políticamente en diciembre. A eso hay que sumarle el Movimiento Evita y La Cámpora, cuyas orgánicas responden directamente a Buenos Aires.


Además, habrá que prestar atención a los tres históricos hombres del PJ: Eduardo Fellner, Guillermo Jenefes y Rubén Rivarola. El primero de ellos se encuentra muy contento con el triunfo de Fernández y aspira a formar parte de un futuro gabinete de perfil moderado. El ex vicegobernador, por su parte, ya comenzó a operar para colocar a algunos hombres de su confianza en Anses, Enacom y Radio Nacional. Rivarola, por último, dijo que su única pretensión tiene que ver con el Pami.


El peronismo jujeño huele espacios de poder y se apresura a disputarlos, aún antes de que se celebren las elecciones de octubre. El triunfo de los Fernández parece descontado y nadie quiere quedarse afuera de una gestión que hasta hace poco parecía imposible. ¿Cómo terminará siendo finalmente la repartija?


Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square