La carrera para Octubre

Pasó el tiempo de las elecciones provinciales, que confirmaron a Cambia Jujuy por cuatro años más en el gobierno. Y en un abrir y cerrar de ojos, mientras cada frente electoral hace un balance de los resultados que obtuvo, comenzó la carrera para las tres bancas de diputados nacionales que se elegirán en octubre.


La disputa se aceleró por el escaso margen de días que quedó entre la elección provincial y el cierre de listas nacionales: el 22 de junio vence el plazo para inscribir a los candidatos. Así, los principales dirigentes del oficialismo y la oposición comenzaron a operar para posicionarse en la carrera, surgiendo algún número puesto para la disputa, dirigentes con ambiciones y expectativas y otros más cerca del deseo que de otra cosa.


En el oficialismo reconocen por lo bajo que los números no fueron lo esperado y que la idea de ubicar dos diputados en el Congreso ha quedado lejos, por eso mismo, la disputa por encabezar la lista promete ser dura. La favorita para hacerlo es ni más ni menos que la primera dama jujeña, Tulia Snopek: cuenta a su favor con que es del círculo cerrado del gobernador y aporta un apellido peronista en un momento en el que todo parece ir en esa dirección.


¿Tiene ambiciones? Por supuesto, quienes conocen la diaria del gobierno dan fe de cómo operó durante el cierre de listas provincial y de cuáles son sus intenciones. Deberá enfrentar una pequeña rebelión inesperada, encabezada por dos intendentes radicales de peso que cenaron a solas después de las elecciones y se sienten merecedores de incidir en la elección.


Por el lado del Frente Justicialista, la satisfacción por el resultado y la legitimación como principal fuerza de la oposición no detuvo la rosca. Aprovechando los coqueteos del kirchnerismo y el massismo, varios son los dirigentes que se anotaron para le pelea, sabedores de que la posibilidad de unas PASO pueden abrir más oportunidades.


Por el PJ duro el candidato puesto es Adrián Mendieta, que deja la Municipalidad de El Carmen con más del 50% de respaldo en las urnas. Su perfil kirchnerista –históricamente vinculado a Alicia Kirchner y Carlos Castagnetto- le agrega un plus a la hora de enfrentar un escenario polarizado.

Rubén Rivarola, presidente del PJ y uno de los principales ganadores del último domingo, deberá decidir si abre el espacio a otros partidos: Arriba Jujuy, de los Moisés, el Frente Renovador, de Alejandro Snopek o hasta algún intento de ex fellneristas con ambiciones. Dependerá, seguramente, de las negociaciones que se entablen con Buenos Aires.


La tercera fuerza que se mantiene expectante en sus aspiraciones a ubicar un diputado nacional es el Frente Primero Jujuy, de Carlos Haquim. El espacio del vicegobernador superó el 15% y aportó 60 mil votos indispensables para el triunfo de Cambia Jujuy, por lo que es de imaginarse que busque dar pelea detrás de la fórmula de Lavagna y Urtubey.


Para ese lugar Haquim quiere ubicar a alguien de su confianza: quien más se perfila es Javier de Bedia, Defensor del Pueblo desde hace más de dos años. Aunque también hay varios dirigentes que le hicieron saber al vicegobernador acerca de sus ganas. Quedan, todavía, más de diez días de negociaciones que serán intensas.


Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square