Tensa calma

El inminente inicio de campaña encuentra al Gobierno Provincial en una situación distinta a la que se imaginaba hace un tiempo atrás, cuando todos auguraban un triunfo claro y contundente del oficialismo. La incertidumbre económica y el descontento de gran parte de la población con el gobierno de Mauricio Macri han ido impactando a sus aliados en todo el país, prueba de ello son los resultados de todas las elecciones que se disputaron este año, en las que Cambiemos obtuvo el tercer lugar.


Gerardo Morales cree que Jujuy será una excepción a esa regla o, mejor dicho, analiza las cosas de manera distinta. El gobernador cuenta a sus allegados que lo que se viene dando en todas las provincias es un triunfo del oficialismo local, más allá de los signos partidarios. Algo de razón tiene, sobre todo cuando afirma que “cada territorio es un mundo aparte” y prepara el aparato oficial para salir a la cancha.


La principal fortaleza de Morales es la división de la oposición: once Frentes opositores no estaba ni en el mejor de sus sueños. Por eso mismo, los operadores de Gobierno apuntan a que ninguno de estos Frentes se baje y conversan con sus referentes para garantizarlo. Todo vale a la hora de dividir y reinar.


Las primeras encuestas posteriores al cierre de listas llegaron al despacho del gobernador casi enseguida. En ellas, Cambia Jujuy figura primero, aunque el sorprendente Julio Ferreyra luce demasiado cerca como para que puedan dormir tranquilos en el oficialismo. El riesgo de que la campaña se polarice es grande. Para esta semana, el gobernador espera una encuesta más amplia, que medirá también los escenarios de los principales municipios de la provincia. Perico y Palpalá tienen muchos candidatos fuertes por dentro y por fuera del oficialismo, y la elección parece ser una moneda al aire.


La principal preocupación de Morales, obviamente, es retener el poder en la provincia, y en aras de ellos selló alianzas con ex opositores como Rolando Ficoseco, Alberto Ortiz y Miguel Tito. Algunos asesores se preguntan por lo bajo si la polémica trayectoria política de esas nuevas incorporaciones no dificultarán la confrontación con “el pasado” y Milagro Sala, a las que el Gobierno presumiblemente recurrirá para afrontar la campaña. Todo está por verse, queda poco más de un mes para las elecciones y –por ahora- reina una tensa calma.


Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square