Lo que dejó el Congreso del PJ

La semana pasada culminó con un Congreso Provincial del PJ a la vieja usanza: mucho aparato, sectores enfrentados, incidentes programados y la consecuente viralización de lo acontecido. La primera conclusión es que nada está cerca de cambiar en el histórico Partido, en el que los dirigentes de siempre, con sus prácticas habituales, siguen predominando.


La movida fue leída como una victoria del diputado provincial Rubén Rivarola, quien consiguió su tan ansiada amnistía para desertores, y amenaza con regir las normas para la inscripción del Frente, de cara a unas elecciones que aún no tienen fecha. Para ello, el titular del PJ ya convocó a un Consejo Provincial para el día de mañana, que promete polémica.


El sector más golpeado hasta ahora es el que corresponde al “ala derecha” del jenefismo. Por eso se lo vio tan exaltado al diputado provincial Juan Cardozo Traillou, y por eso también el senador nacional Guillermo Snopek hizo decenas de llamadas esa tarde, que incluyeron pedidos a Buenos Aires para desactivar el Congreso partidario. La amenaza que siembren desde ese sector es ir por afuera del Partido, con lista propia y la candidatura del propio Snopek a gobernador.


La estrategia del ex vicegobernador Guillermo Jenefes incluye un “ala izquierda”, que representa la diputada provincial Alejandra Cejas, autoproclamada líder del Frente Patriótico en Jujuy. Ese sector se embandera a nivel nacional con la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner y teje relaciones con Juan Grabois, líder de CTEP. El incipiente armado tiene dos problemas grandes: por un lado, la falta de territorialidad; por el otro, la exclusión de sectores del kirchnerismo puro como La Cámpora, Kolina y el Partido de la Victoria.


El sector kirchnerista duro espera directivas de Buenos Aires y luce hoy alineado con el armado del intendente de El Carmen Adrián Mendieta, que divide sus vínculos capitalinos entre la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, y el operador cristinista Alberto Fernández. El espacio sabe que cuenta con un piso importante de votos, que es ni más ni menos que los que le aporta la sola marca partidaria de Unidad Ciudadana.


Mientras tanto, los que juegan dentro de Alternativa Federal deben soportar el equilibrio que supone la coexistencia de figuras tan distintas y enfrentadas entre sí. Allí se enrolan desde el ex gobernador Eduardo Fellner hasta el diputado nacional Alejandro Snopek, pasando por sus pares Carolina Moisés , José Luis Martiarena y el mismísimo Guillermo Snopek.


La duda respecto a la fecha de las elecciones provinciales carcome a los dirigentes del PJ y, por si fuera poco, el gobernador Gerardo Morales ya dijo que la anunciará cuando considere que es el momento y de acuerdo a las estrategias de Cambiemos. La incertidumbre permite ver movimientos políticos que nunca se hubiera imaginado. El momento del peronismo es malo y a la vez incierto, aunque quizás terminen saliendo airosos quienes menos piruetas hagan frente a un electorado que ya los mira de reojo.

Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square