La vicegobernación: otra carrera que ya se juega

El escenario político jujeño plantea hasta el momento más dudas que certezas y una de las pocas cosas que se puede dar por confirmada es que el gobernador Gerardo Morales irá por su reelección. Lo que sí, aún no se sabe cuándo –ya que se analiza adelantar las elecciones- ni quién acompañará a Morales en la fórmula.


¿A quiénes se baraja para ese puesto? En primer lugar, al actual vice, Carlos Haquim, que cumple la función de aportar una “pata peronista” al Gobierno de Cambiemos. A su favor tiene el haber transitado casi toda su gestión sin sobresaltos, tanto cuando le toca reemplazar a Morales como cuando preside la Legislatura. En su contra, tiene el haber perdido el apoyo de varios de los aliados peronistas que él garantizaba en la coalición.


A Haquim le objetan haberse embanderado de más con el Gobierno Nacional, lo que le llevó a pelearse con Massa y los massistas de Jujuy, entre ellos Alejandro Snopek. Pero además, varios de los referentes que le respondían han construido una relación directa con Morales que lo ha relegado a un segundo plano: aquí se inscriben desde intendentes y comisionados hasta dirigentes que supieron estar muy cerca de Haquim en 2017, como Ignacio Sadir y Pedro Segura.


¿Qué alternativas baraja Morales? El gobernador tiene la intención de colocar en ese lugar a alguien propio, ya que como bien explican en su entorno. “sabemos que quien sea nuestro vice en el próximo mandato tendrá todas las de ganar para suceder a Gerardo”. El problema para elegir un vice radical es que los dos pretendientes de más peso no son los favoritos del gobernador: ni Mario Fiad ni Raúl Jorge lo convencen.


De los dos, Morales confía más en Fiad pero cree que el haber sido candidato en tantas oportunidades puede haber producido agotamiento en el electorado. Del “Chuli” el gobernador sabe que tendría asegurado todo el aparato del radicalismo en la Capital, aunque durante el último año se han mirado con mucho recelo. ¿Quién es el favorito hoy? Alberto Bernis, jefe del Bloque Radical en la Legislatura, quien por ahora no despega en las encuestas.


Entre los asesores de imagen de Morales están los que lo aconsejan ir acompañado por una mujer y, ante los bajos números que arrojan las mediciones de Calsina, Giacoppo y Burgos, provocan sugiriéndole a Tulia Snopek, actual novia del gobernador. Mientras tanto, los más políticos de la mesa tratan de convencerlo de que excluir al peronismo de la fórmula podría poner en riesgo la gobernabilidad, y lo persuaden de que repita la fórmula con Haquim.


En el medio, están los radicales que responden a una y otra jefatura y que sueñan con que su referente sea el elegido: operan día y noche y se entusiasman con encuestas que circulan por whatsapp. La carrera por la vicegobernación, hasta ahora, es una más de las tantas incógnitas que nos presenta la política jujeña de cara al 2019.


Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square