¿Qué cambia si se adelantan las elecciones?

Se trata de estrategias electorales: mientras el Gobierno Nacional parece decidido a intentar eliminar las PASO, el gobernador Gerardo Morales analiza adelantar las elecciones provinciales. Lo curioso es que las implicancias son exactamente opuestas: en el primer caso, desde Nación hablan de ahorrar el millonario costo de las elecciones primarias; en el segundo, el Gobierno Provincial estaría multiplicando los gastos al dividir en dos jornadas una elección que puede hacerse en una.


Más allá de ese detalle, que distancia un poco más a los socios políticos por conveniencia que integran Cambiemos, conviene analizar las implicancias políticas de un posible desdoblamiento de elecciones. En primer lugar, para el oficialismo sería todo ganancia, ya que podría plantear una campaña centrándose en temas provinciales y se vería despojado de la obligatoriedad de posar con funcionarios nacionales, que hoy restan mucho más de lo que suman.


Morales sabe que su imagen está muy por encima de la de Macri y que el presidente viene sufriendo un desgaste muy grande, que amenaza con acentuarse a la par de la recesión que recién empieza. Por eso, el hecho de no compartir una boleta sería visto como un gran alivio y el gobernador está dispuesto a pagar los costos que esto generaría.


¿Cuál sería el principal costo? Claramente el adelantamiento de las elecciones sería un gesto de debilidad. La oposición al unísono lo acusaría de cobarde, de ocultar su apoyo a Macri, de no de apostar a la calidad institucional, la transparencia y vaya a saber cuántas cosas más. Las fotos antiguas –y no tanto- de Morales y el presidente se viralizarían más que nunca, es cierto, pero el gobernador podría contraatacar recurriendo al fantasma de Milagro Sala, las calles cortadas, la quema de gomas y demás, con un discurso centrándose en Jujuy.


Allí el oficialismo se siente en su salsa y la oposición –sobre todo el peronismo- se empantana. Pero para el PJ ese no sería su único problema: ¿cómo dirimiría las candidaturas con tan poco tiempo y falta de reglas claras? La última experiencia de las PASO en formato espejo, con 6 listas, demostraron no ser la mejor alternativa y quedó en evidencia que el ganó no condujo y los que perdieron no acompañaron. Pero nada sería peor que pensar en una elección adelantada para junio, casi sin posibilidad de primarias, internas o negociaciones posibles.


El riesgo de un PJ desunido pasa por las fugas. ¿Cuánto se animarían presentándose por fuera del partido? Difícil de calcular, aunque es fácilmente presumible que un arreglo de cúpulas dejará descontento a muchos que vienen pidiendo pista.


La Izquierda, en este punto, luce más compacta y previsible, dispuesta a pelear por el segundo lugar, mientras que el massismo provincial no mira con desagrado ese escenario, ya que podría desplegar con más comodidad su inusual posicionamiento de oficialista en lo provincial y opositora en lo nacional. Las cartas están en manos del gobernador Gerardo Morales, que aguardará hasta último momento para anunciar su jugada. Mientras tanto, todos esperan con ansias sus próximos movimientos.





Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square