Jujuy, la provincia más afectada por el recorte de giros de Nación

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal tiene como conclusión un dato que asusta: Jujuy será, junto a La Rioja, la provincia que más sufrirá el impacto de la nueva estrategia económica del Gobierno Nacional, tras concretar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.


El informe, de amplia difusión en Medios Nacionales, explica que dentro de las pautas establecidas por el FMI, deberán reducirse las transferencias corrientes y de capital que el Gobierno Nacional realiza a las provincias, es decir aquellos giros que de manera discrecional se le envía a los gobiernos provinciales para atender la coyuntura. Y en esa línea, destaca que las dos provincias que mayor dependencia tienen de esas transferencias son Jujuy y La Rioja.


Para las finanzas de Jujuy, en concreto, las transferencias no automáticas representan nada menos que el 20% de sus ingresos totales. De ahí la gran preocupación que el gobernador Gerardo Morales tiene con la idea de “compartir el ajuste con las provincias” que fijó el presidente Macri hace unas semanas: dejarían de ingresar millones a las arcas del Estado provincial todos los meses.


El encargado de negociar con los gobernadores es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien tiene la difícil tarea de convencer a los mandatarios de que los recortes serán para mejor. Según el informe, casi todas las provincias del Norte se encuentran en una posición difícil: Misiones (15%), Chaco (14%), Formosa (13%), Santiago del Estero (13%), Salta (12,5%) y San Juan (11%) tienen también un gran nivel de dependencia con respecto a los giros del Estado Nacional.


Es curioso como casi todas las provincias incluidas en el llamado “Plan Belgrano” serán las que en principio se vean más afectadas por el ajuste anunciado por el presidente Macri. En el caso de Jujuy, habrá que ver cuánto pueda hacer oír su voz en las negociaciones Gerardo Morales, un aliado incondicional de la Casa Rosada durante estos años.


El gobernador considera que la situación de la provincia que le toca comandar es diferente a las demás, ya que tiene un nivel de conflictividad social muy superior a todas. Esa será su carta a la hora de negociar: la amenaza latente de protestas sociales que provengan del Norte, en vísperas de un año electoral que parece cada vez más cerca.






Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square