Un papelón judicial que sólo arroja más sombras

Jueves: el Juez Cruz ordena la detención de Fellner. Sábado: el Juez Cruz ordena el cese de la detención de Fellner. Parece un chiste, pero no lo es, y sus consecuencias aún son difíciles de aventurar.


¿Qué pasó en el medio? Una declaración indagatoria con altercado entre las partes y los representantes de la Fiscalía retirándose, un raid mediático de Cruz con contradicciones de todo tipo, y la aparición de la solidaridad de todo el Peronismo.


Si se hiciera una Encuesta para ver qué opina la gente del proceso judicial de la última semana –y es claro que se hará- habrá unanimidad en el rechazo. Los que creen que Fellner robó y merece ir preso, estarán enojados por lo que consideran un “achique” del juez. Los que creen que el ex gobernador es inocente y se trata de una persecución política, criticarán más que nunca el accionar de la Justicia provincial.


¿Pasó algo más que no se sepa? En principio, el caso tuvo obvias repercusiones a nivel nacional, y en ese sentido las entrevistas que brindó el Juez Cruz lo hicieron quedar muy mal: anunció que Fellner estaba detenido, luego dijo que no sabía dónde estaba, trastabilló varias veces cuando le preguntaban considerandos de sus fallos y se mostró muy poco preparado.


Por otro lado, el ex gobernador cosechó apoyo y solidaridad de todos los tipos de Peronismo que se conozcan, no sólo a nivel provincial sino también a nivel nacional. En ese sentido, desde Pichetto hasta Gioja, pasando por Urtubey y Bertone, hicieron público su malestar, y también lo hablaron con altos funcionarios nacionales.


Por ahora, no se sabe mucho más. Pocas certezas y muchas sombras detrás de un proceso judicial que dará mucho que hablar.




Editoriales
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square